Tratamiento contra las termitas

Las termitas son insectos sociales que se alimentan de madera y otros materiales ricos en celulosa. Estos materiales, precisamente, forman parte de prácticamente todos los elementos estructurales y del mobiliario de nuestros hogares.

La termita vive en colonias, distinguiéndose diferentes castas sociales dentro de la población, teniendo cada una de ellas sus funciones bien definidas. El termitero está situado en el subsuelo y se suele encontrar entre 20 y 40 metros del lugar en dónde se detectan sus señales. Necesitan humedad y tienen una baja tolerancia al aire por lo que viven bajo el suelo, atacando cualquier estructura (construcciones que contengan madera) que alcanzan desde el exterior a través de la cimentación, construyendo galerías entre muros y tabiques hasta alcanzar sus objetivos, provocando importantes daños en estructuras, mobiliario, etc.

Las maderas atacadas por las termitas normalmente no presentan síntomas visibles en el exterior ya que dejan siempre una pequeña película (en la parte exterior de la madera) que hace parecer que ésta permanece intacta. En ocasiones, si atraviesan la película externa por error abriendo un orificio, estos son tapados rápidamente con una mezcla de saliva y deyecciones. Mientras tanto, el interior de la madera es consumido, por lo que es posible no darnos cuenta de que las termitas están atacando hasta que no han devorado prácticamente la totalidad del material atacado y se descubra por casualidad o por rotura del mismo.

Las construcciones de las termitas aparecen en ocasiones en forma de “estalactitas” o “estalagmitas. Otra manifestación de la presencia de termitas es la aparición de pequeños agujeros negruzcos en paredes de yeso. Se producen cuando la termita ha atravesado involuntariamente la pared y ha sido tapada inmediatamente.

Tratamiento quimico

En primer lugar, nuestros técnicos determinaran la especie o especies detectadas de que se trata y los puntos de conflicto.
Con el tratamiento químico protegemos la edificación de ataques exteriores y se elimina y se repele a las termitas que ya se encuentran en el interior.
Con dicho tratamiento se creará una barrera mediante la inyección de productos biocidas en paredes y muros para impedir el acceso de las termitas a las fuentes de alimentación.
Una vez realizada la aplicación no debe de quedar espacios sin proteger, de forma que las termitas no tengan de puntos de entrada desprotegidos y se vean obligadas a buscar su alimento en otros lugares.

Tratamiento directo a la madera

Con el tratamiento directo a la madera, lo que se pretende es eliminar y repeler a las termitas. Se pueden llevar a cabo de dos formas, bien con el inyectado de biocidas antitermitas o con el brocheado con biocidas antitermitas. A largo plazo su función es la de proteger ante futuros ataques.Este tratamiento debe realizarse en marcos de puertas y ventanas, vigas y apoyo de las mismas etc.

© 2017 Garcia Folques Copyright - Maniacs.es